San Antonio-Real Frontera SC vio culminar una racha negativa que arrastraba en el presente torneo Apertura 2018 de la segunda división, el pasado sábado cuando derrotó 3-1 al Yaracuyanos FC en el estadio Pedro Rafael Chávez de San Antonio; en una dedicación a todas las madres azulgranas.

Con una buena presentación de fútbol acompañado de la contundencia necesaria, los de Darío Martínez se zafaron de la difícil situación que traían desde su última victoria ante la ULA FC en Mérida. “Nosotros teníamos desde el segundo tiempo en Falcón, todo el partido en Maracaibo un cambio importante de actitud pero no habían llegado los goles. Hoy (el sábado) pudimos hacer tres, algo inesperado para muchos pero al final se demostró en la cancha lo que habíamos trabajado y hablado en la charla” comentó de entrada el DT.

“Lo más importante fue la confianza que los jugadores se tuvieron en sí mismos”, resaltó Martínez. Quien continuó diciendo que: “El equipo tuvo actitud positiva, superó con inteligencia las vicisitudes que cualquier grupo tiene cuando se defiende. Tuvimos suerte de hacer los goles en los momentos oportunos y ahí estuvo la diferencia en los 90 minutos”.

Éste fue el primer cotejo que el azulgrana logró sacar luego de comenzar perdiendo, además con un par de tantos en pelota detenida por parte de los defensores. Al respecto Darío añadió: “Es algo que veníamos esperando hacía mucho tiempo de (Yannier) Ramírez y (Steven) Guardia que tienen un buen juego aéreo. También le acotamos en todos los descansos que en todo el encuentro no habíamos perdido una pelota aérea con ellos. Además marcar comenzando el segundo tiempo ayudó a tener más tranquilidad a favor”.

Por otro lado el estratega tachirense valoró el esfuerzo general de sus dirigidos a sabiendas de que tenían un grupo “muy remendado” producto de las lesiones y suspensiones vividas anteriormente: “Hubo un 85% de los jugadores que vienen jugando, pero incluso solo pudimos convocar 17 elementos por distintas situaciones y pudimos sacar un partido que para muchos era poco creíble, pero para nosotros sabíamos que podíamos hacer respetar la casa en el día de hoy (sábado”.